Sunday, March 22, 2015

“¿Por qué no te dejas penetrar?”



Descuiden, que no se trata de ningún relato indecente, mucho menos de una pregunta que ponga a prueba la efectividad de la ley contra el acoso callejero. La idea de empezar a escribir este blog, la de empezar a plasmar en palabras los relatos, anécdotas y cualquier cosa que me fluya, surgió en parte gracias a esta pregunta que me hicieron durante una conversación.

Un día me reuní a conversar con un amigo sobre unos temas pendientes que no pudimos terminar en una ocasión anterior. Él es Coach al igual que yo, por lo que las preguntas y reflexiones introspectivas son parte común en nuestras tertulias. Llegamos al tema de mi flojera y procrastinación de las cosas –esta entrada es un gran ejemplo de esto último, más aun considerando que tengo la idea de escribir un blog desde hace un mes aproximadamente-, mis “paradas de burro” para empezar a hacer, para ser más resolutivo. Intrigado, mi amigo me preguntó de dónde lo había aprendido y me dijo que la flojera era un mecanismo para evitar ponerse en situaciones de estrés o presión. Me preguntó qué opinaba de ello, a lo que mi respuesta casi inmediata fue “no sé”.

Continuaron las preguntas e invitaciones a decir lo que pensaba, qué aparecía, pero mis respuestas eran siempre las mismas y no por desgano o por no querer contestarle. Necesitaba procesar esas preguntas, armar las respuestas en mi mente, concatenar ideas y mientras no tuviese claro lo que iba a decir, mi respuesta se componía de las mismas dos palabras. Medianamente indignado, Kratos (nombre inventado, por supuesto), me soltó la pregunta que hizo que mi hombría de macho-peruano-que-se-respeta dijera “presente” y en tono espartano:

-          K: “Pero… ¿por qué no te dejas penetrar?
-          A: (Expresión de sorpresa masculina peruana acompañada de posterior burla)
-          K: “Ok… Eso sonó muy mal… Sabes a lo que me refiero, ¿verdad?
-          A: “Tranquilo, entendí el mensaje”.

Luego de reírnos y explicarle mis razones, la conversación terminó con esa satisfacción que te produce el haber estado sentado en un muro de la calle conversando de todo y de nada durante un par de horas que pasaron rápido. Me dirigí a mi casa, con mi hombría intacta y con esa pregunta que me dejó pensando. Con esta joya, mi amigo me preguntaba por qué no decía lo que pensaba, por qué no hablaba de mí… Fueron estas cosas las que me dieron vuelta los días posteriores. Una madrugada, me levanté alrededor de las 3 a.m. y cual epifanía me vino la idea de escribir sobre mí.

Me siento muy bien escuchando a los demás, es una habilidad rara y escasa en función a cuántas personas necesitan ser escuchadas. Tampoco es que sea una persona muda; en mi caso, disfruto más escuchando que hablando. Y tal vez sea ese disfrute  lo que hace que hable menos – que no me deje “penetrar” contando sobre mi vida, anécdotas o historias del día a día.

Es así que empiezo esta aventura de escribir, de contar las cosas que no digo o simplemente olvido en algún rincón de mi mente. Esta aventura es para mí un reto enorme por dos cosas: (i) por la constancia y el compromiso de escribir frecuentemente, sin patearlo para el día en que Perú gane el Mundial de la FIFA; y (ii) mostrar y hacer público lo que escribo, sujetarlo a opiniones y críticas. A pesar de estas cosas, acepto el reto y doy el primer paso.


No escribiré aquí críticas ni sobre cómo cambiar el país, tampoco sobre si Perú debió jugar sin Pizarro o si  la gente de la televisión basura se “pichicatea” o no. Creo que hay muchos lugares donde pueden encontrar esas cosas. Apuesto a que sus muros de [Feisbuk] son un buen ejemplo. Este blog es simplemente eso, un lugar donde pueden pasar el rato y leer cosas triviales, anécdotas e historias que bien pueden ser mías, de mis amigos o totalmente inventadas, ¿quién sabe? Tal vez hasta puedan sentirse identificados con las cosas que lean aquí. Eso es lo interesante y lo que me anima a empezar. El compartirlo con ustedes le da ese plus. Siéntanse en la libertad de comentar, copiar, compartir, opinar y criticar si así lo consideran. Mi expectativa es que disfruten leyendo tanto como yo lo hago escribiendo… y por supuesto, “penetrando” mis pensamientos.

10 comments:

  1. Replies
    1. Will do. Once a week, every Sunday. Thanks for reading :)

      Delete
    2. Your welcome. Can you write something about high school? Those days, whatever you remember? Just suggested

      Delete
    3. Sure, de hecho que hay varias cosas por escribir sobre el colegio. Algo fluirá.

      Delete
  2. Replies
    1. Gracias, compare, sigue pendiente la enviciada retro. Tengo N64 y todos los roms y emuladores posibles. Coordinemos.

      Delete
  3. Hablando de procrastinación... aca la teoría más gráfica y detallada que he leido sobre por qué procrastinamos xD -->
    http://waitbutwhy.com/2013/10/why-procrastinators-procrastinate.html

    ReplyDelete
  4. Buen inicio mi hermano! , sigamos asi!

    ReplyDelete